Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


¿Cómo podía aquel señor seguir durmiendo con semejante barullo? Mi
padre le puso una mano en el hombro y lo sacudió un poco. En ese
momento, la cabeza se le cayó hacia un lado. ­Vaya! Mi padre ya estaba
haciendo de las suyas. Al igual que los demás, me quedé mirando a
aquel hombre, petrificada. O aquel señor tenía el sueño muy, muy
profundo o... O estaba muerto. Y ¿cómo estarías si te estuvieran
apuntando con una pistola y descubrieras que junto a ti hay un
individuo que lleva horas muerto? Pues así estaba yo también: Muerta
de miedo.
Soy Priscilla Kraim, tengo casi doce años, y soy detective. Sí, sí, de
esos que resuelven casos por muy difíciles y peligrosos que sean.
¿Quieres conocer mis aventuras?

Otros libros del autor