Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • EL ARTE DE ESCRIBIR SIN ARTE
    (Y OTRAS CRITICAS LIBERTARIAS DE LA LITERATURA ESPAÑOLA)

  • ALAIZ, FELIPE
  • BERENICE EDITORIAL
  • 2012
  • 01 ed.
  • Colección: CONTEMPORANEOS 42

  • ISBN: 978-84-15441-12-0
  • EAN: 9788415441120

  • 136 páginas
  • RUSTICA

  • TEMA: NARRATIVA


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Publicado en los años treinta, El arte de escribir sin arte plasma una
idea de la literatura que apuesta por una forma de escritura, y de
lectura, alejada de los usos burgueses que sólo cuidan de sus
intereses y de su mundo, y que rechaza los preciosismos y piruetas de
estilo que suelen enmascarar la intención de no decir la verdad. «No
es el hombre quien ha de hablar como un libro abierto sino el libro
abierto quien debe hablar como un hombre», nos dice Alaiz, reclamando
lo poco que le queda al lector y al escritor como voz del pueblo, y
emparentándose a una tradición mairenesca que hoy resuena en Agustín
García Calvo o Rafael Sánchez Ferlosio. En el prólogo a este libro,
Javier Cercas le da la razón a Alaiz: «En lo fundamental es exacta su
concepción del estilo... no olvida que lo que suena a literatura no es
nunca literatura... porque el estilo verdadero linda casi siempre con
la ausencia de estilo.» Este volumen pretende reunir lo mejor de la
particular tarea de crítico literario del conocido como "primer
escritor anarquista español", Felipe Alaiz, y ofrece una selección,
realizada por Juan Bonilla, de los más llamativos de sus «Tipos
españoles», una reunión de retratos literarios de grandes y olvidados
nombres de la literatura española. Alaiz mezcla, con su prosa rara y
potente, tanto finas intuiciones críticas como acérrimos mamporros
nada menos que con Espronceda, Bécquer, Campoamor, Azorín, Valle
Inclán, el Nobel Benavente o todo un García Lorca y sólo parece salvar
de la quema al gran Pío Baroja. «Entre su producción más vigorosa se
encuentran algunos ensayos literarios de una personalidad y una
libertad sin parangón en el abarrotado panorama de los años treinta de
nuestra literatura.»Juan Bonilla, del epílogo a este libro