Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Este libro, Alemania. impresiones de un español, fue publicado hace
casi un siglo, en 1916, y no es más que un puñado de crónicas
periodísticas sobre la Alemania de 1912, aunque también sea mucho más.
La Alemania que retrató Camba ya no existe, en realidad ni siquiera
existía ya cuando se publicó el libro en plena Primera Guerra Mundial,
pero es la Alemania de Camba, el primer gran periodista del siglo xx.
Sus brevísimos y acerados artículos conspiran unánimemente contra la
solemnidad y el lugar común y son un prodigio de observación y
naturalidad, además de encerrar siempre una inmensa carga humorística
de raíz hondamente galaica. A Camba, a todo Camba, pero en especial al
primero, el más bien humorado y el más escéptico, puede seguir, tras
casi 100 años, leyéndosele como lo que es, un escritor plenamente
actual, un escritor de nuestro tiempo.

Julio Camba Andreu (Vilanova de Arousa, 1884-Madrid, 1962) fue durante
la segunda y tercera década del siglo XX uno de los más singulares
corresponsales extranjeros que haya tenido nunca la prensa española.
Su maestría no ha dejado de ser elogiada por escritores tan distintos
y variados como Miguel Delibes, Francisco Umbral, Cándido, Manuel
Vicent o Antonio Muñoz Molina. A los dieciséis años se escapó de casa
y llegó hasta Buenos Aires. Allí se introdujo en los círculos
anarquistas y redactó incendiarias proclamas y panfletos. Al final fue
deportado del país junto con otros anarquistas. De regreso a España
empezó a colaborar en la prensa local gallega y en publicaciones
revolucionarias del Madrid de comienzos de siglo, y su prosa no tardó
en ocupar las columnas de los más importantes periódicos (El País,
España Nueva, La Correspondencia de España, El Mundo, La Tribuna, ABC,
El Sol, Ahora...).
De sus quince libros publicados, siete son crónicas de viaje para
diversos periódicos: Playas, ciudades y montañas (Galicia, París y
Suiza), Londres, Alemania (los tres de 1916), Un año en el otro mundo
(1917) (Nueva York), La rana viajera (1920) (España), Aventuras de una
peseta (1923) (Alemania, Londres, Italia y Portugal) y La ciudad
automática (1932) (Nueva York de nuevo).
Esta edición se presenta con un prólogo de Francisco Fuster y en ella
se recogen las crónicas publicadas originalmente entre mayo de 1912 y
enero de 1913 en La Tribuna, y, a partir de esta fecha y hasta marzo
de 1915 en ABC