Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


¿Qué esconden las indicaciones codificadas que aparecen en los envases
de los alimentos de consumo cotidiano? ¿Esos aditivos son inofensivos
o nefastos para la salud humana?

Aditivos nocivos, la guía de bolsillo que presenta esos que deben
evitarse a toda costa.



Una pequeña guía del tamaño de un disco compacto que cabe en cualquier
bolsillo o bolso y que además incluye una lupa flexible, una muy
buena idea para conseguir escrutar en el supermercado esas letras
microscópicas que utilizan los fabricantes en sus productos y con la
misma, poder hacer la compra con buen criterio.



Lupa de confianza

Sin duda, es prácticamente imposible leer los ingredientes descritos
en los envases, como si los fabricantes disfrutaran maliciosamente
imprimiendo con letra minúscula aquello que no se atreven a confesar
en voz alta. Por esta razón, Aditivos nocivos se vende con una lupa
que burlará esas artimañas.



¿Quién sabe que el E 620 es el ácido glutámico, un potenciador del
sabor? ¿Quién sabe que el

E 219 es parahidroxibenzoato de metilo sódico, un conservante de los
platos precocinados? ¿Quién sabe que el E 122 es azorrubina para
colorar la charcutería?

La industria agroalimentaria utiliza gran cantidad de aditivos
alimentarios de muy dudosa inocuidad.

Teniendo en cuenta además los contaminantes que aportan las materias
básicas (pesticidas o residuos de abonos sintéticos), los envases y
los que produce nuestro entorno, los riesgos de efectos cruzados son
obvios, por eso es primordial seleccionar alimentos con la menor
cantidad de aditivos posible y evitar aquellos que contengan aditivos
considerados como peligrosos.



Aditivos nocivos por temáticas

Esta guía recoge y clasifica por temáticas alimentarias todos los
aditivos nocivos: colorantes, potenciadores del sabor, antioxidantes,
emulgentes, espesantes, estabilizadores, conservantes, edulcorantes y
soportes que debemos evitar a toda costa:



ò Aperitivos, galletas saladas o patatas embolsadas

ò Sopas de sobre, ensaladas de carne o pescado, platos precocinados,
pescado reconstituido, puré de patata deshidratada, bocadillos
rellenos

ò Quesos, yogures, productos lácteos, margarinas, mantequillas
ligeras

ò Jamón, salchichón, charcutería, ahumados, salazones, carnes saladas

ò Frutos secos, caramelos, dulces, chocolatinas, bollería, golosinas,
refrescos azucarados

ò Pastelería precocinada, bizcochos, repostería, postres lácteos,
tartas envasadas, helados, galletería seca



Las últimas páginas de la guía recogen los principales sellos de
calidad que garantizan una alimentación más sana.



Un libro que a buen seguro cambiará radicalmente nuestros hábitos de