Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Los primeros responsables de la educación son los padres, pero los
profesores somos también educadores. Reducir el trabajo escolar a pura
instrucción es un error. Lo importante no es el contenido de la
enseñanza; lo esencial es la personalidad del alumno. Ser buenos
profesionales es fundamental, pero reducir nuestro trabajo a mera
profesionalidad o instrucción es devaluar la vocación de educadores.
De la experiencia educativa de Don Bosco, educador que supo llegar al
corazón de los jóvenes, se ofrecen 10 criterios concisos para educar a
los alumnos.

Otros libros del autor